13 may. 2016

Londres #2: Piccadilly, Oxford Street y el palacio




Si todavía no vieron el post del primer día en Londres, pueden leerlo haciendo click acá. Para el segundo día en la ciudad, yo había reservado éste tour con la empresa SANDEMANs, y teníamos que encontrarnos con la guía a las 10:30 de la mañana en Covent Garden. Así que, nos levantamos temprano, nos hicimos un desayuno y nos tomamos el subte que nos llevaba al punto de encuentro.
Ni bien llegamos a Covent Garden, se largó a llover. Pero un montón. Y no parecía que iba a parar por un buen rato. La guía intentó ponerle toda la buena onda, pero la verdad que no teníamos ganas de caminar durante 2 horas y media bajo la lluvia. Así que desistimos del tour, y como teníamos frío y estábamos mojados, nos refugiamos en un bar dentro de Covent Garden, donde nos pedimos un panini calentito y un café con leche. Al lado nuestro habían unos señores muy paquetes (y demasiado bien vestidos para estar en la cafetería que estabamos) hablando muy animadamente, mientras otro señor, creemos nosotros, turco, sacaba diamantes de un maletín. Uno de los ingleses miraba los diamantes con una lupa especial. Todo muy turbio.
La lluvia no paraba, así que recorrimos al feria de antigüedades dentro de Covent Garden, y después de un rato, nos fuimos. Decidimos ir a Trafalgar Square, que estaba a pocas cuadras. Paró de llover (milagro!) así que pudimos sacarnos varias fotos.



Seguimos caminando y llegamos a Piccadilly Circus, donde nos maravillamos con los carteles luminosos, y con la cantidad de negocios. Nos compramos algunas cositas, y seguimos la caminata.




Nos tomamos un colectivo, y fuimos hasta Harrods (se había largado a llover otra vez). Allí no tomé muchas fotos porque sinceramente me olvidé. Cuando salimos de Harrods, seguimos con la caminata y terminamos el el famoso Palacio de Buckingham. Todavía lloviznaba, y fue un poco molesto, pero no impidió que nos saquemos varias fotos. Sinceramente me esperaba un palacio mucho mas grande.  No me pareció tan inmenso como yo me lo imaginaba, pero no deja de ser lindo. 





Después ya nos volvimos al hotel para darnos un baño, y descansar de tanta caminata. Obviamente antes de irnos, recorrimos los parques aledaños en busca de alguna ardilla, porque como buenos porteños que somos, nos parecía fascinante verlas correr por el pasto. La única foto decente que pude sacar fue la siguiente:




Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!

© Testeadora | All rights reserved.
Blog Design Handcrafted by pipdig