19 may. 2017

Miami #1: La peor llegada



Empiezan los post de Miami porque de una vez por todas me decidí a escribirles sobre mi primer experiencia en el país del norte. Me costó sentarme a escribir sobre mi experiencia porque obviamente tenía que estar en sintonía con lo mucho que me costó decidirme ir a Estados Unidos de vacaciones. Me molestaba mucho el tema del papelerío para sacar la visa, el turno con la embajada y las dos mil vueltas que te hacen dar para poder pasar quince días en Florida.

¿Por qué Florida? Simplemente porque hace calor, esa fue la única razón por la que elegimos ir a Florida y no a Nueva York por ejemplo.

¿Por qué empresa volamos? Encontré un vuelo relativamente barato por Avianca, y lo que me terminó de convencer es que las escalas no eran muy largas. Lamentablemente no puedo aprovechar las ofertas que suelen aparecer en las múltiples páginas, ya que tenemos vacaciones pactadas para la segunda quincena de febrero y lamentablemente no podemos corrernos de esas fechas.

¿Alquilamos un auto? Sí, y como estábamos en Miami decidimos ser full-groncho-mode, y alquilamos un Chevrolet Camaro, que para los que no tengan idea de modelos de auto como quien les escribe, es un convertible de esos que se les sale el techo. La realidad es que, como saben, mi novio es fanático de los autos y no había tantos dólares de diferencia entre el convertible y un auto común y corriente. Alquilamos a través de Álamo.

Decidimos hospedarnos en South Beach ya que, al ser la primera vez que íbamos queríamos estar en el lugar más popular. Gran error, pero no me voy a adelantar.

Llegamos a Miami alrededor de las 7 de la tarde de un domingo. Todo el mundo nos había advertido de lo malos que eran los de migraciones "sobre todo que ahora esta Trump como presidente", y la cantidad de latinos que estaban rebotando al intentar ingresar al país. Así que con mucho miedo hicimos la fila y la verdad es que no tuvimos ningún problema, nos tocó un señor de los más jocoso que se rió cuando vió mi foto del pasaporte y hasta me hizo un chiste. Una vez que pasamos migraciones fuimos a buscar nuestro auto a Álamo, donde simplemente nos llevaron a un garage dentro del aeropuerto y nos hicieron elegir el auto que quisieramos "las llaves están adentro de los autos, suban y vayanse" nos dijeron. Y eso hicimos. Yo había tomado la precaución de alquilar también un GPS, así que lo encendí y comenzamos a salir del aeropuerto.



El primer problema de nuestra estadía surgió cuando el GPS (por el que había pagado 80 dólares de alquiler) no agarraba señal. Nada, ni una rayita de señal. Comenzamos a vagar por las intimidantes autopistas de Miami, intentando hacer funcionar el aparatito para que nos guiara hacia nuestro hotel. No hubo caso. Como si estuviéramos en 1990 y sin siquiera un mapa, nos tuvimos que guiar por los carteles de la autopista y por nuestra intuición. Debo reconocer que conocimos algunos barrios que no hubiéramos conocido si no nos hubiéramos perdido.

Llegamos al hotel gracias a que yo, como buena obsesiva, había estado mirando durante meses por Google Maps las calles cercanas al hotel, y cuando llegamos a South Beach comencé a reconocer calles y negocios (especialmente Sephora, por supuesto). Después de estar dando vueltas durante una hora y media llegamos al hotel. Dejamos nuestras cosas en la habitación y nos fuimos a buscar algún lugar para comer. Estábamos en Estados Unidos así que me pareció lógico que nuestra primera cena fuera una hamburguesa.


Terminamos comiendo en Five Guys, una cadena de hamburguesas muy conocida. Si bien estábamos cansados, estresados y con un poco de malhumor producto del hambre, tengo que decirles que esas cuadras que habíamos estado caminando para llegar a Five Guys, no nos habían gustado para nada. El cansancio se hacía sentir, así que ni bien terminamos de comer, nos volvimos al hotel para descansar.

Miami nos recibió de la peor manera, y en el próximo post les voy a contar sobre una experiencia horrible que tuvimos en el hotel la mañana siguiente al levantarnos. De todas formas, ¡les juro que después el viaje se puso mucho mejor!
Share:

2 comentarios

  1. Que aventura! yo me hubiera obsesionado antes igual que vos porque ese tipo de cosas siempre pueden pasar y hay que estar preparada!
    Estare atenta a los proximos posts y al haul jeje :D
    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Que terrible el misterio !!! Cuando continua el post?! jajajaja
    Besos!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!

© Testeadora | All rights reserved.
Blog Design Handcrafted by pipdig